20 años de Dreamcast, la consola que tuvo todo para ser la numero 1

A los que nacimos en los 80 en Argentina, Sega claramente fue parte importante de nuestras vidas. La enterna rival de Nintendo comenzó a sufrir con la entrada del PlayStation y el fracaso de la Sega Saturn en un mercado que empezaba a cambiar drasticamente.

En busca de repuntar el fracaso terrible que implicó Saturn, dependía de sus desarrolladores y ejecutivos encontrar una forma de salvar todo su legado. Y su respuesta fue la Sega Dreamcast, que hoy cumple veinte años desde su lanzamiento.

Dreamcast-foto-2

Nadie puede afirmar que Sega no lo intentó todo con el Dreamcast, desde desarrollar juegos de todos los géneros hasta hacer una intensa campaña de marketing. Su lanzamiento fue el 9 de septiembre de 1999 (9/9/99) y los resultados iniciales fueron prometedores. En un inicio, parecía que habían encontrado la respuesta contra el éxito de la PlayStation, que ya estaba en su quinto año en el mercado. Con títulos como Sonic Adventure, Crazy Taxi, Soul Calibur y Jet Set Radio, las cosas marchaban a buen ritmo.

Dreamcast-foto-1

Un año después, la situación era mucho menos favorable para Sega. Si bien títulos como Phantasy Star Online y Marvel vs Capcom 2 siguieron saliendo, la falta de presencia de empresas como Electronic Arts comenzó a dar malas señales y las ventas estaban cayendo como resultado.

La muerte anunciada para 2001, paso sin pena ni gloria. La PlayStation 2 ya se iba a lanzar muy pronto y no existía producto de entretenimiento que pudiera enfrentarse a ese tren.

¿Pero se trata de calidad? ¿De variedad de juegos? No, se trata de que en la mayor cantidad de los mercados, la piratería hizo estragos. ¿Quien iba a comprar juegos originales de N64, Saturn, o Dreamcast cuando Playstation te los regalaban en la calle?

En marzo del 2001, Sega anunció el fin de la producción de la consola y, con ella, el fin de sus plataformas.

Si queres compartirlo! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Instagram